Comenzamos la jornada con la asamblea

La asamblea que celebramos diariamente en las aulas tiene muchas funciones educativas: aprender a saludar, los días de la semana, los meses del año, el tiempo que hace hoy, las estaciones… En función de la edad, ponemos en común cosas que hemos hecho el día anterior, y también hablamos de lo que vamos a hacer a continuación en el aula.

Esta imagen es del aula de 2 a 3 años de Trastes San Cristóbal (Valladolid). Nos explica la directora pedagógica del centro, Magalí Santamaría, que “se inicia el día presentado los días de la semana, saludando a los compañeros, cantamos canciones de las estaciones y nos preparamos para la siguiente actividad del día”. La directora destaca que “durante la asamblea cada niño cuenta sus actividades, pero lo mejor es que la profesora les habla mucho rato en inglés”.

En la asamblea van aprendiendo progresivamente muchos conceptos, como por ejemplo las letras y los números, a través de repetir los nombres de los compañeros y los días del mes. Pero una de las habilidades esenciales con las que se familiarizan es hablar en público. Los niños y niñas, aunque sea de forma rudimentaria y siempre en función de su fluidez oral, exponen ideas o comentarios delante del conjunto de sus compañeros. La educadora les hace preguntas para invitarlos a participar, siendo consciente del carácter de cada escolar, puesto que hay pequeños más tímidos o introvertidos para los que hablar ante la clase es una experiencia incómoda. Por supuesto en ningún caso se les obliga a ello.

La educadora ejerce, pues, de moderadora, invitando a los alumnos a manifestar espontáneamente sus opiniones, y tratando de que los más extrovertidos dejen un poquito de margen a los más tímidos. El vehículo para ello es despertar su interés en el tema de conversación. Para este tipo de actividades comunicativas nos resulta muy útil la información que proporcionáis las familias sobre el día a día del alumno. ¿Tenéis una nueva mascota en casa? ¿Ayer habéis pasado el día de compras? ¿Habéis ido a una boda el fin de semana? ¿El abuelo ha estado de cumpleaños? La educadora aprovecha estos temas para establecer conversación con los escolares e intentar que sean ellos los que le expliquen las novedades familiares. Aunque para los niños estas tertulias son un entretenimiento más, sin darse cuenta están desarrollando su lenguaje y su habilidad de expresión oral.