Coordinación, tamaños, colores… ¡Y agua!

Trabajando tamaños, formas y colores hablamos de la clasificación, de las series, de los conjuntos… Hablamos en definitiva de la esencia de las matemáticas, que comenzamos a descubrir en el primer ciclo de la educación infantil. Hay infinidad de maneras, juegos y escenarios para introducir a los niños y niñas de 0 a 3 años en este conocimiento, que será básico tanto para su desarrollo académico pero por supuesto también para su desarrollo psicomotriz, porque el conocimiento del espacio y de sus formas está íntimamente ligado a nuestra forma de relacionarnos con el mundo.

Observar formas y obstáculos, distancias, objetos, colocaciones… Estos influyen en cómo nos desplazamos y en cómo se mueven los objetos en relación a nosotros. Por ejemplo, el bebé pone en práctica este aprendizaje cuando es capaz de detener una pelota que le lanzamos rodando por el suelo. Más mayor, será capaz de coger una pelota que le lanzamos por el aire, y en el futuro aprenderá a golpearla con una raqueta.

Aunque no pensamos sobre ello, estas habilidades son posibles una vez adquiridos conocimientos espaciales y de coordinación. Se puede fomentar este aprendizaje con muchas actividades muy variadas. Una de ellas es la que aquí ejemplificamos gracias a una imagen del aula de 2 a 3 años de Trastes O Carballiño (Ourense).

Como veis se trata de un juego sencillo que podéis poner fácilmente en práctica en vuestra casa. Un recipiente grande, con pelotas de distintos tamaños y colores que flotan en el agua. Los niños y niñas son invitados por la educadora a «pescar» las esferas flotantes utilizando cucharas. ¡Es más difícil de lo que parece!

Mientras disfrutan manipulando los elementos de juego y refrescándose con el agua, aprovechamos para hablar con ellos sobre los conceptos grande, mediano y pequeño. Asimismo mencionamos los colores en castellano y en inglés. Podemos retarles a pescar solo las pelotas pequeñas o solo las de un color determinado. ¡Cuánto aprendemos divirtiéndonos!