Ejercitamos la psicomotricidad fina con pinzas

La psicomotricidad fina es una habilidad que usamos en infinidad de tareas en nuestra vida diaria, por eso es tan importante su desarrollo. En la escuela coruñesa Trastes A Grela han puesto en práctica un ejercicio en el que precisamente se realiza una tarea habitual para los adultos: manipular pinzas de la ropa.

Como se puede observar en la imagen, la educadora del aula de 2 a 3 años invitó a sus alumnos a poner pinzas de la ropa en papeles. Para ellos este ejercicio requiere de mucha atención, puesto que tienen que aprender a apretar con precisión el extremo de la pinza para que sus dos partes se separen. Posteriormente, y sin dejar de hacer fuerza, deben colocar convenientemente el papel en el medio, por ello la coordinación ojo-mano y la concentración también tienen una gran relevancia en esta actividad.

Podéis reproducir de muchas formas este ejercicio en casa, siempre teniendo en cuenta evitar el uso de pinzas que estén demasiado rígidas, con las que puedan hacerse daño. Un juego con el que suelen disfrutar mucho es el de «tender la ropa», disponiendo un cordel en el que puedan colgar paños de cocina, pañuelos o prendas de muñecas, por ejemplo. De esta forma en casa reforzamos lo practicado en la escuela. Paralelamente, reforzamos su autoestima, puesto que les animamos a hacer cosas «de mayores» y además aprenden valores, como la importancia de colaborar en las tareas del hogar.