En verano lo pasamos fenomenal, pero siempre aprendiendo

Ha llegado el verano (en algunas regiones con más sol y en otras con menos) pero el trabajo en Trastes Centros de Educación Infantil nunca para, y por supuesto tampoco cesa nuestra programación didáctica. Los equipos docentes buscan nuevas actividades para los escolares que les conduzcan a repasar los objetivos establecidos, y siempre echando mano de la imaginación para proponer tareas atractivas. En esta imagen hoy os mostramos una actividad con arroz de colores de Trastes O Carballiño (Ourense).

Los niños y niñas del aula de 1 a 2 años han estado ejercitando su psicomotricidad fina (la que hace posible que desarrollen la precisa habilidad de sus manos y deditos), jugando con granos de arroz de colores. Las educadoras les facilitaron unas cucharitas para poder manipular el cereal. Al haber montones de colores diferentes, el alumnado practicaba al mismo tiempo la estimulación visual y la discriminación cromática.

Si queréis probar en casa a hacer una manualidad con arroz de colores (o pasta coloreada) podéis encontrar en internet múltiples recursos para ello, porque se pueden utilizar distintas elementos colorantes, aplicados de forma directa a los granos de arroz o bien diluyéndolos en agua: témperas, colorante alimentario o papel pinocho son algunas de las técnicas que se suelen utilizar. Fundamentalmente hay dos premisas: lavarlo previamente para quitarle el almidón, y volver a lavarlo al menos otras dos veces una vez teñido para evitar que manche. Tras dejar que seque bien, ya tenemos un divertido material para que los niños manipulen.

En el aula ponemos varios montones de arroz de colores sobre una superficie de plástico o de papel, para esparcir el arroz por el suelo lo menos posible. Los niños y niñas pueden estar descalzos sobre ella y experimentar también con los pies sensaciones táctiles. Mientras manipulan el arroz de colores no nos olvidamos de trabajar los colores en inglés.