Grafomotricidad con sus iniciales

Las familias con niños que ya han pasado por Trastes saben que en la escuela aprenden las letras y los números. Esto sucede porque se trabajan en el aula en relación con múltiples actividades. Esta imagen corresponde a una tarea de grafomotricidad del aula de 2 a 3 años de Trastes Poio-Pontevedra.

Su directora, Noemí Castellano, nos explica que «después de trabajar el abecedario durante muchas semanas, así como las iniciales y nombres de cada alumno«, se les propuso esta actividad para repasar con cera una letra señalada con puntitos. A cada escolar se le entregó una ficha con la letra correspondiente a la inicial de su nombre. «La identifican perfectamente y estaban súper atentos y concentrados realizando la tarea«, explica la directora.

Esta tarea contribuye a que los niños y niñas ejerciten la coodinación óculo-manual y la concentración. Además contribuye a la potenciación de su desarrollo psicomotor. Por supuesto, cuando trabajamos con trazos y letras, bien sea pintando o bien usando otra técnica (gomets, collage, fichas, etc) debemos de ser conscientes de la importancia de este tipo de ejercicios, por cuanto estamos estimulando la iniciación a la lectura.