Salidas para divertirnos y seguir aprendiendo

Con el buen tiempo es más fácil organizar salidas para que el alumnado tenga oportunidad de disfrutar del aire libre. Cuando salimos no sólo nos divertimos un montón, sino que aprendemos también sin darnos cuenta un montón de cosas. Una plaza o parque cercanos pueden ser un magnífico destino, pero también lo son los establecimientos que tenemos cerca de la escuela, la oficina de correos, la biblioteca, el supermercado… En la imagen vemos una salida por el barrio de Trastes Los Rosales (A Coruña), en la que está prevista una actividad de psicomotricidad con pelotas.

Las salidas en las escuelas infantiles Trastes forman parte de la planificación de nuestro proyecto educativo, por cuanto son muy importantes para los niños y niñas pequeños en numerosos aspectos. En primer lugar, cualquier actividad desarrollada al aire libre o en otro entorno les ofrece una perspectiva nueva. Aprenden las pautas de circulación en grupos, manteniendo conductas seguras y corteses cuando están en la calle. Asimismo, van interiorizando las normas de circulación vial.

Por otra parte, cuando circulan por el barrio entran en contacto con su entorno urbano inmediato. El conocimiento del entorno es una de las áreas establecidas por el proyecto educativo de Trastes, pues la relación con el mundo que nos rodea es una parte inherente del nuestro desarrollo como personas. El conocimiento del entorno abarca tanto la naturaleza, como nuestras festividades, como lo más cercano e inmediato, que son los establecimientos que nos rodean. Las cosas que los adultos consideramos cotidianas son motivo de sorpresa e interés para los niños y niñas pequeños: la pescadería, la panadería, el repartidor, la persona que entrega el correo, los medios de transporte, los vehículos de limpieza…

Mientras circulan hacia su destino o de regreso a la escuela, las educadoras hablan con los niños y les explican lo que sucede a su alrededor. Salimos, nos divertimos, aprendemos y crecemos.