Trastes desarrolla el primer simulacro de evacuación de una escuela infantil en Puertollano

La localidad de Puertollano ha vivido esta mañana la primera experiencia de evacuación de una escuela infantil con el despliegue de todas las fuerzas de seguridad con motivo de la puesta en práctica del plan de seguridad de Trastes Puertollano. El cuerpo de Bomberos de la localidad, la Policía Nacional y la Policía Local han participado en esta experiencia de aprendizaje, bajo la coordinación de Protección Civil, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Puertollano.

La directora del centro, Eva Morales, manifestó esta mañana su satisfacción por el desarrollo del simulacro, desencadenado con total realismo a partir del despliegue de varios botes de humo dentro de las instalaciones del centro. “En 2 minutos teníamos a todos los alumnos fuera”, explicó la directora, tras destacar que la evacuación de todas las aulas se había desarrollado según lo previsto, incluida la de bebés. “En el plan de evacuación ya estaba previsto que para sacar al exterior al alumnado que no camina se utilizaría una de las cunas, y así se hizo, sin problemas”, indicó.

Las escuelas infantiles regladas están obligadas a desarrollar de forma periódica un ejercicio de evacuación, en el marco del plan de seguridad del centro. Para el de este curso escolar Trastes Puertollano solicitó la colaboración de Protección Civil para poder desarrollarlo de forma más completa y sobre todo para analizar posibles mejoras en su plan de emergencia.

Durante el proceso de preparación el centro actualizó sus medidas de seguridad, tanto en la planificación establecida como en los elementos físicos relacionados con esta: disposición de extintores, señalización de seguridad y centralita de alarmas. El simulacro ha permitido comprobar que todo responde según lo planificado. Lo fundamental: la actitud, organización y respuesta del personal que trabaja en la escuela infantil, responsable de la seguridad de los niños y niñas, que también asistió a una jornada formativa específica sobre la evacuación.

“Hemos aprendido el protocolo para el desalojo de la escuela para que el alumnado esté fuera cuento antes y que la asistencia de las fuerzas de seguridad ante un caso de incendio sea lo más efectiva y rápida posible. Hoy se ha desarrollado tal y como nos lo han enseñado: la última persona que supervisa que cada estancia está vacía ha de poner fuera una silla ante la puerta, de tal forma que cuando llegan los efectivos de seguridad ya saben que esa aula está vacía y evitan tener que volver a abrirla, lo que en un caso de incendio podría desencadenar más deflagración”, explicó Eva Morales.

Para el desarrollo del simulacro las familias de los alumnos fueron advertidas únicamente de que el ejercicio tendría lugar esta semana, dado que para cotejar de forma fiel la respuesta del centro los trabajadores no pueden conocer de antemano para cuándo está programado. Realizada con éxito la experiencia, la dirección del centro traslada su agradecimiento al Ayuntamiento de Puertollano y a los cuerpos de seguridad participantes, gracias a los cuales han podido dar un paso más en las medidas preventivas de seguridad que se aplican en la escuela.