En verano, jugamos y aprendemos

Nuestro Summer Camp está a pleno rendimiento y seguiréis contando hasta el comienzo del curso escolar con esta alternativa para conciliar la vida laboral y familiar, que permite que los niños y niñas de más de tres años disfruten del verano en nuestras instalaciones con múltiples actividades que combinan juego y contenido educativo.

Nuestro campamento de verano cuenta con una programación lúdico-educativa semanal, para cuyo correcto desarrollo los alumnos son repartidos por grupos de edad. Nos valemos de variados juegos de presentación para integrar a los pequeños que se incorporan por primera vez al campamento y no conocen todavía a los compañeros. La complicidad se establece muy rápidamente porque se les plantean sucesivas actividades y pruebas, en su mayoría para abordar por equipos. La programación se diseña en función de las edades y características de cada grupo y por supuesto también según la climatología prevista.

Juegos populares, pruebas de equilibrio, carreras de relevos, yincanas, manualidades, juegos predeportivos… El movimiento nunca para en el Summer Camp, para estar en forma y para establecer lazos con los compañeros, promoviendo sanas actitudes de competición y de colaboración. También el movimiento está presente en otras actividades deportivas, como las sesiones de zumba. En ellas la práctica de ejercicio inherente al baile se acompaña de aprendizaje musical, por cuanto los niños y niñas ejercitan el ritmo y la coordinación.

Sin duda en el apartado de movimiento los juegos de agua son los favoritos de los alumnos cuando aprieta el calor, por eso están programados para todas las semanas. Nos remojamos en la piscina o mediante juegos de agua (globos, baldes con esponjas, pesca de objetos en recipientes, cadenas de cubos…)

Cuando contamos con grupos con edades homogéneas hacemos salidas siempre que podemos,  que persiguen fundamentalmente practicar habilidades sociales. Buscamos que que entablen conversación o pidan indicaciones a responsables de establecimientos o a personas que encontramos por la calle.

Si estamos en el interior nunca faltan las tareas relacionadas con manualidades, lectoescritura, cuentos, canciones… El inglés es el complemento fundamental de todas nuestras actividades, tratando de animar al alumnado a utilizarlo y a facilitar su comprensión en las tareas rutinarias o en las frases útiles protagonistas del día (por ejemplo las necesarias para completar una prueba de una yincana).

Así pues, en el Summer Camp se ejercitan habilidades motoras a través del deporte y el juego de movimiento, así como habilidades sociales y desarrollo del lenguaje. Pero además todo ello se hace bajo la premisa de trabajar valores y actitudes positivas. El respeto por el medio ambiente, la tolerancia, la igualdad, la concordia y el trabajo cooperativo son también objetivos de la programación del campamento. Por eso aprovechamos todas las ocasiones pertinentes para abordar conceptos relativos a la inteligencia emocional y técnicas de resolución de conflictos.

¡No te pierdas nuestro Summer Camp!