¡Nos vamos al parque!

La actividad al aire libre es fundamental para el desarrollo de los niños y niñas, desde múltiples puntos de vista. En primer lugar porque es el medio idóneo para ejercitar su psicomotricidad gruesa (correr, saltar, subir, bajar, agacharse, empujar, tirar…) Jugando entre ellos o utilizando los equipamientos del parque infantil practican todas estas habilidades, al tiempo que estimulan su coordinación y equilibrio.

Pero además estar en un entorno abierto les ofrece situaciones para incentivar su autoestima y su independencia, por cuanto se enfrentan por sí solos a contratiempos o retos que surgen durante el juego: subir a un tobogán nuevo, levantarse tras caerse, lidiar con el compañero que ha llegado al mismo tiempo al columpio al que quería subir, encontrar un insecto en la hierba, sacar una piedra del zapato… Todas estas pequeñas experiencias constituyen para los escolares de corta edad aventuras muy interesantes de las que siempre se llevan un aprendizaje. Resulta muy positivo animarles a hacer eso que les tienta y sabemos que está a su alcance, así como felicitarles cuando ellos solitos solucionan un pequeño problema.

Además estando en un entorno abierto siempre se topan con otros niños o adultos con los que interactúan y efectúan progresos en sus habilidades sociales. Por todo ello en las escuelas infantiles Trastes siempre que podemos hacemos alguna salida para que el alumnado disfrute del buen tiempo en un espacio cercano al aire libre.

La imagen de arriba muestra una salida de Trastes Parquesol (Valladolid), en un momento del traslado del alumnado. Cuando salimos hacemos hincapié en la enseñanza de seguridad vial. Debemos ir siempre en orden y sin correr, prestando atención a los vecinos con los que nos cruzamos o compartimos acera, para no entorpecerles el paso, y siempre con especial cortesía hacia las personas mayores.

Cuando caminamos por el barrio nos fijamos en nuestro entorno (no en vano su conocimiento es uno de los apartados establecidos en nuestro proyecto educativo). Observamos los establecimientos de nuestro alrededor y la actividad cotidiana que en ellos se realiza (los clientes entran a comprar, el trasiego de los repartidores, el camión que para a descargar…) ¡Cuántas cosas interesantes hay de camino al parque!