Los grandes amigos de las matemáticas: los colores

El desarrollo del pensamiento lógico-matemático es una necesidad fundamental porque las matemáticas, aunque no lo reflexionemos, están presentes en infinidad de actividades de nuestro día a día. Vivimos rodeados de tiempos, medidas, formas, espacios, tamaños, distancias… Los niños y niñas desde que son bebés se familiarizan con conceptos matemáticos, puesto que lo más básico es el establecimiento de relaciones entre distintos elementos. Esto está íntimamente ligado al fenómeno causa-efecto, como por ejemplo el movimiento de un sonajero y el ruido que este produce.

El proyecto educativo de Trastes Centros de Educación Infantil concede una gran importancia al área matemática, por ello los juegos matemáticos tienen un espacio planificado en nuestra actividad semanal de las aulas de 1 a 2 años y de 2 a 3. El alumnado disfruta con las propuestas de estas programaciones. Se trata de actividades que conducen más a la reflexión y a la concentración, pero no siempre es el caso, porque las matemáticas pueden combinarse con todo, y por lo tanto también se combinan con actividades de psicomotricidad gruesa, que permiten a los escolares aprender y liberar energía a un tiempo.

Los colores son unos grandes aliados en esta tarea, pues de ellos nos valemos para proponer un sinfín de juegos que hacen las delicias del alumnado. El color es una de las variables que primero comienzan a diferenciar los niños y niñas pequeños. Son fácilmente identificables y sin duda por su poder visual añaden atractivo a toda propuesta. A través de ellos planteamos juegos de separación y clasificación, y poco a poco el alumno será rápidamente capaz de hacer series sencillas.

El sencillo ejercicio que muestra esta imagen de Trastes Oroso (A Coruña) se puede reproducir con botones y cuencos, cestas y pelotas, círculos y vehículos de juguete, aros y muñecos, colchonetas y cojines, platos reutilizables coloreados y pinzas de la ropa, botes y ceras de colores… Las posibilidades son infinitas. Cada propuesta puede adquirir mayor complejidad si añadimos una segunda variable a la clasificación, que podría ser la forma o el tamaño, por ejemplo.

En estos tiempos en los que la prevención impone reducir los contactos fuera del círculo familiar, podemos recurrir a internet para obtener ideas que fácilmente se pueden poner en práctica en el hogar para que nuestros hijos e hijas aprendan con un pasatiempo que para ellos es de lo más entretenido.