«Desinfectamos» animales y practicamos la precisión táctil

Las habilidades motoras finas son las que nos permiten utilizar los músculos pequeños del cuerpo, como los de los dedos o la lengua, para hacer movimientos precisos. La adquisición de destreza en la psicomotricidad fina es un proceso más complejo que el de la psicomotricidad gruesa. Está íntimamente ligado a las conexiones cerebrales que se desarrollan con la práctica de la propia actividad, en el que tiene un relevante papel la coordinación ocular.

Un sinfín de acciones que realizamos cada día con nuestras manos es posible gracias al dominio de la psicomotricidad fina. Por ello su estimulación es muy importante desde la primera infancia. En Trastes Centros de Educación Infantil su ejercicio está presente en cada día en los distintos juegos que proponemos al alumnado. Para ellos la actividad es un divertido entretenimiento, pero el equipo docente la planifica siendo consciente de los beneficios que aporta a los escolares.

Nuestro reto es plantear siempre actividades nuevas que sorprendan a los niños y niñas, pero siempre con objetivos de estimulación temprana. Este ha sido el caso de la imagen que os mostramos, tomada en Trastes O Carballiño (Ourense). Aquí la educadora aprovechó la actividad para abordar también el objetivo Educación para la salud de nuestro proyecto educativo. En los tiempos que atravesamos higienizarse las manos es fundamental, y hemos de hacerlo en diversos momentos de la jornada. Pues hacemos lo mismo con los animales del aula.

Siguiendo el protocolo preventivo frente al Covid-19, la educadora planifica el juego para los niños y niñas tengan acceso individual al material. Así pues, cada alumno tiene una «bañera» y un animal al que acicalar, junto con una pequeña esponja. Los escolares deben afanarse para enjabonar convenientemente las patitas del animal, antes de aclararlo y secarlo.

Se trata de un juego muy sencillo para sorprenderles con una propuesta diferente en casa. Si no nos queremos arriesgar a que se moje todo (y a su alrededor) podemos aprovechar sencillamente el momento del baño. ¡Se lo pasará pipa!