Los beneficios del masaje Shantala para vuestro bebé

Una de las actividades semanales de nuestro proyecto educativo en el aula de bebés es el masaje. Nuestras educadoras aplican la técnica del masaje Shantala, muy conocido internacionalmente por sus beneficios para los pequeños. Esta técnica fue divulgada gracias al interés del especialista en obstetricia Frederick Leboyer. Esta foto muestra un momento de masaje en el aula de 0-1 año de Trastes A Grela (A Coruña).

El doctor francés, nacido en 1918, era consultor especialista en ginecología y obstetricia en la Facultad de Mecidina de París en la década de los 50. Muy vinculado con el área del psicoanálisis, centró su interés en la importancia del proceso del nacimiento  (su grado de traumatismo y medicalización) en el posterior desarrollo del niño. Fue un médico revolucionario por adoptar este punto de vista en aquella época. De hecho en el año 1976 publicó el libro Por un nacimiento sin violencia.

Con esta premisa redirigió su trayectoria profesional a la investigación y divulgación científica en relación con el parto y la crianza, defendiendo la necesidad de «desmedicalizar» el proceso. De uno de sus viajes surgió su conocido libro Shantala: el masaje de los niños. En una calle de Calcuta se quedó fascinado con el masaje que una madre realizaba a su bebé. Ella, por su parte, se mostró sorprendida por el interés del doctor francés en algo que en su cultura entendía como algo ordinario y habitual.

Leboyer pidió permiso a esta madre, llamada Shantala, para fotografiar los distintos movimientos que realizaba con sus manos sobre el torso y extremidades de su hijo. Mediante su observación y a través de estas imágenes explicó de forma pormenorizada el proceso en su conocido título.

Los masajes tienen un enorme beneficio para los bebés, puesto que para ellos el sentido del tacto es fundamental como canal de conocimiento y sensaciones. Es el sentido que tienen más desarrollado en sus primeros meses de vida, el que les permite adquirir información y sentimientos a través de todos los puntos de su piel. Os animamos a que lo practiquéis porque para el bebé:

  • contribuye a la relajación
  • estimula el sistema nervioso
  • mejora el sistema respiratorio
  • facilita la digestión (ayuda a reducir los cólicos)
  • fortalece el sistema muscular y psicomotor del bebé

Por supuesto además es una práctica muy beneficiosa para las madres y los padres, puesto que también para ellos contribuye a la relajación, mejora el vínculo afectivo con el hijo o hija, ayuda a conocer las necesidades del pequeño y, también es importante, simplemente porque es placentero. Os animamos a que lo pongáis en práctica. Uno de los recursos que podéis utilizar para realizarlo, además del libro mencionado anteriormente, es este vídeo en que se ven con claridad los movimientos que hemos de repetir.